Guía sobre la palmera: Cultivo y mantenimiento..

Publicado por

27/11/2017

 

Las palmeras son una de las plantas más comunes para la decoración de interiores y jardines. Hay multitud de tipos y cada una de ellas tiene unas características específicas que nos proporcionaran la  clave para su cuidado y mantenimiento. Si te has planteado tener una, debes tener en cuenta algunos aspectos. ¡Te dejamos una guía completa sobre todo lo que necesitas saber para que tú palmácea crezca sana y dure muchos años!

1. Elige bien

Las plantas también necesitan comprensión. Es esencial que conozcas su origen y su identidad para saber cómo puede desarrollarse posteriormente. Lo primero que debes conocer es el clima, ya que normalmente necesitan un ambiente cálido. Además, es muy importante tener en cuenta su altura, sobre todo si la quieres para interior, su número de brazos, si no tienes mucho espacio,  sus años de vida, qué cultivo y abono necesitan, y cuándo y cómo debe realizarse el trasplante.

2. Dónde ubicarlas

Las palmeras son plantas tropicales y subtropicales y tanto si la quieres para exterior o interior necesitarán recibir directamente la luz y el sol. Para exterior debes saber que no es aconsejable plantarlas en zonas frías o con humedad, mientras que en interior  lo ideal es colocarlas cerca de una ventana o zona donde reciba calor y luz natural.

3. Cuándo regarlas

Existen muchos mitos sobre esto. El más extendido es que no necesitan regarse muy a menudo. Esto es una verdad a medias. Como la mayoría de plantas las palmeras también necesitan agua, sobre todo en las primeras semanas de su plantación, es decir, durante su desarrollo. Una vez ésta haya asentado sus raíces, se podrá regar una vez por semana o menos. También hay que tener en cuenta dónde está ubicada, pues si está a pleno sol, puede necesitar más agua, que si está en interior. En esta ocasión, y especialmente en verano, es recomendable regarlas una o dos veces por semana. Pero…¡Cuidado! Debes evitar los encharcamientos en este tipo de plantas, es mejor no abusar de la cantidad de agua.

4. Atención al terreno

Tanto en interior como en exterior, las palmeras necesitan un buen drenaje y tierra suelta, especialmente en la parte superior que es donde asientan sus raíces.

5. Abono y trasplante

Si tienes la palmera está en exteriores no necesitarás abonarla con frecuencia, a no ser que quieras que la planta se desarrolle más rápidamente. No obstante, si la tienes en interior deberás usar pequeñas cantidades de abono y fertilizantes de lenta liberación.

En cuanto al trasplante, lo fundamental es mantener las palmas verdes y cavar un hoyo   profundo para que sus raíces puedan crecer con normalidad y extenderse hacia los laterales.

¿Qué te parece nuestra guía? Con estas recomendaciones seguro que consigues que tu palmera crezca sana, y dure muchísimos años.

 

 

Categorias: Sin categoría

Escrito por:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En Mediflora utilizamos cookies para mejorar su experiencia de navegación. Si continua navegando entendemos que acepta su uso.
Cerrar | Más info